lunes, 15 de junio de 2009

Alemania: los TJ ganan una batalla, ¡pero no la guerra!

Martín "El Expulsado"











Expulsado en el 2008

http://www.spiegel.de/international/germany/0,1518,629490,00.html

Estimados camaradas víctimas de la lapidación watchtoweriana:

Nuestro compañero Martín "El Expulsado", desde Alemania, nos envía esta crónica informativa, para toda la comunidad apóstata y demás personas de bien. ¿Eres testigo de Jehová, y el Governing Body Bank no te informa de estas noticias teocráticas? ¡Visita estas páginas apropiadas para un cristiano que se precie de serlo! Antes de empezar con su traducción, hemos de darle unas gracias merecidas a nuestro compañero Martín, en Selters-Taunus.

Dice así el artículo de Spiegel (el del enlace superior):

SE LES ACHACA "MÉTODOS TOTALITARIOS"

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ GANAN UNA BATALLA POR EL RECONOCIMIENTO LEGAL DEL ESTATUS DEL "NOTORIO ARRAIGO" EN ALEMANIA

10 junio de 2009
Por: Matthias Bartsch, Andrea Brandt y Simone Kaiser

Muchos de los estados alemanes están tratando de impedir que los Testigos de Jehová consigan el estatus del "notorio arraigo", del que disfrutan las religiones tradicionales. Pero a pesar de las alegaciones de los ex miembros, a causa del empleo de "métodos totalitarios", han conseguido ganar un juicio histórico en Berlín sobre este asunto.

Marina J., podría estar viva hoy. Su hijita podría disfrutar de su madre y un padre de su esposa. Una transfusión sanguínea podría haberle salvado la vida.

El 3 de julio de 2008, el esposo de Marina J., la llevó a ella al hospital de la ciudad de Lich, en el estado occidental de Hesse. Ella tenía 29 años, era madre de una hija de siete años y una devota testigo de Jehová. Los médicos le diagnosticaron un aborto espontáneo junto con una importante hemorragia uterina. Una transfusión de sangre podría haberle salvado la vida, pero la mujer se empecinó en no aceptarla. Acompañada por muchos miembros de su confesión religiosa expresó a los médicos su testamento vital. Dos días más tarde, Marina J., fallecía.

Los fiscales en Giessen, una ciudad del estado de Hesse, están investigando el caso a ver si es posible interponer una querella criminal. El suceso de una mujer cuya vida podía haber sido salvada ha acaparado la atención de políticos y de funcionarios gubernamentales de los estados occidentales de Alemania. Tienen confianza en que esta muerte pueda suministrar nueva munición para dos décadas más en la disputa entre los testigos de Jehová y el Estado. Los seguidores de esta religión en Alemania, se acercan a los 166.000 miembros, creen que está cerca el fin de este mundo pecaminoso. También creen que sólo hay 144.000 vacantes en el cielo para unos elegidos en virtud de una vida piadosa y auténtica en sentido bíblico. Gente que, por ejemplo, que distribuyen el mensaje de la Biblia, ofreciendo por las calles la revista de los testigos de Jehová "La Atalaya".

Llevan años, los testigos de Jehová, tratando de obtener el reconocimiento legal del "notorio arraigo" por parte de gobierno alemán, de manera que puedan disfrutar de los mismos privilegios que la iglesia católica y protestante.

Ya lo han logrado en los estados de: Hesse, Baviera y la Baja Sajonia. Pero los estados de: Renania-Palatinado, Renania del Norte-Westphalia y Baden-Wurtemberg, han resistido los envites de la confesión religiosa en este sentido. El gobernador Kurt Beck del partido Social Demócrata de centro izquierda, está preocupado de que la confesión religiosa pueda obtener ingresos fiscales de parte del estado, o pueda abrir ciertos tipos de negocios, en las cuales, los sindicatos no tengan ni voz ni voto. En Alemania, el diezmo para las religiones reconocidas por el estado, lo recoge el estado de los feligreses en la declaración anual de la renta.

Hace unas pocas semanas, Beck hizo un llamamiento a todas las instancias del gobierno del estado a "buscar todo posible argumento" que pudiera servir para entorpecer cualquier reconocimiento oficial de los Testigos de Jehová. Beck, dijo que él tenía "dudas más que razonables sobre la definición que se le pudiera dar a este colectivo religioso respecto a que se conforme a los principios de la constitución alemana". Después de todo, los líderes intelectuales de este grupo altamente jerarquizado, desaniman a los miembros de la confesión religiosa a que voten o a que participen en las elecciones.

Los asesores de Beck, ya han reunido numerosos casos que pudieran usarse contra los testigos de Jehová. Por ejemplo, en otoño de 1999, una delegación de la comunidad de los testigos de Jehová, en el estado de Baviera, intentó impedir una vital transfusión de sangre a un niño en edad escolar. El padre del niño, también testigo de Jehová, llegó a utilizar la violencia física contra un médico golpeándole en la cabeza. Últimamente, las transfusiones sanguíneas han tenido que administrarse bajo protección policial. En el estado de Baden-Württemberg, en el año 2001, una paciente enferma de cáncer, de 16 años de edad, murió porque sus padres se negaron a transfundirle sangre, escudándose en las convicciones religiosas de la familia.

"ESTÁ CLARÍSIMO, SON UNA SECTA"

Las alegaciones de ex testigos de Jehová sobre que la Organización utiliza "métodos totalitarios" están siendo tenidas en cuenta. Los disidentes, también alegan que la confesión religiosa está siempre solicitando donaciones monetarias y una serie de actividades sin fin (extenuantes), con el objetivo de beneficiar a la Organización. Alegando además, que aquellos miembros que expresan sus dudas acerca de las creencias de los testigos de Jehová, son sometidos a una presión psicológica extrema. Afirmando que, los menores, que no desean ser sometidos a las normas de la confesión religiosa, son penalizados con fuertes castigos físicos.

Marc Ratajczak, un experto en sectas del partido conservador Unión Cristiano Demócrata, actualmente en el poder en el estado de Renania del Norte-Westphalia, argumenta que: "los testigos de Jehová está clarísimo que son una secta" que 'condenan' y 'consideran' cualesquier otras actitudes sobre la vida que puedan tener otras religiones como; "la obra de Satanás". Ratajczak, en su tiempo libre, participa en operaciones de rescate de la Cruz Roja y, considera algo inhumano que los testigos de Jehová rechacen las transfusiones de sangre, incluso, cuando la vida de un menor está en peligro de muerte.

Un parlamentario regional dice que a él le gustaría ver cómo el estado en su conjunto intenta parar la iniciativa de los testigos de Jehová, tal como lo ha hecho el estado vecino de Renania-Palatinado. Monika Brunert-Jetter, antigua miembro de la CDU, dijo que su partido, que goza de mayoría parlamentaria en ese estado, se opondría a cualquier reconocmiento por el estado de los testigos de Jehová. El parlamento regional deberá votar cualquier decisión al respecto.

Fin de la traducción.

Queda algo más por traducir, políticos que están a favor de la Watch Tower. Así, al día de hoy, hay un debate nacional a nivel político sobre la constitucionalidad de otorgar el estatus del "notorio arraigo" a los testigos de Jehová.

Nosotros, los apóstatas, seguiremos de cerca todas estas noticias que tienen una amplia repercusión en el mundo testiguil.

Os contamos la verdad, no os escondemos la verdad..., ¡y sin pediros contribuciones monetarias voluntarias! ¿Quiénes somos mejores: los apóstatas que no os pedimos dinero, o, el Governing Body Bank que cada mes os envía una carta pidiendo que os rasquéis el bolsillo?

ACCIÓN PARA EL POST:

Los que de nosotros estemos expulsados, podemos hacernos una camiseta con la leyenda: "Expulsado de los TJ en el año... tal". ¡Y a lucir palmito!