domingo, 21 de octubre de 2007

¿Te gustaría bañarte en la piscina de Betel?















¡Queridos compatriotas... no os cortéis a la hora de pedir! ¿No os gustaría daros un baño en la piscina climatizada de Betel en Ajalvir? O, ¿tal vez una sauna relajante? ¿Quizás algo más tonificante... como una partida de tenis? Pues a partir de ahora, vuestros sueños se han hecho realidad... de todo esto podéis disfrutar, sólo tenéis que mandar una carta a Betel para que os den día y hora en la podréis disfrutar de estos bienes terrenales.
¿Quiénes han pagado las instalaciones mencionadas y su mantenimiento posterior? ¿Brooklyn... tal vez? O, ¿el Huevero... el Tio Botijero... el Yernísimo... Dani el de la Sangre... Amadeo el Hermanísimo, con las comisiones regalos y prebendas que han recibido durante todos estos años en el puesto? ¡Pues no! Lo hemos pagado los testiguines ibéricos y continuámos pagando su mantenimiento, ¿sabéis quiénes son los únicos que no disfrutan de tales equipamientos? ¡Habéis acertado... los que lo pagan... los que echamos el dinero en la alcancía... los pringados de siempre... el proletariado ibérico? ¿Es esto justo? ¿Es esto cristiano?
Si nuestras contribuciones son las que mantienen esas instalaciones... ¡queremos disfrutar de ellas! ¿Hay alguna razón bíblica para que los publicadores cotizantes no puedan utilizarlas? ¡Reclamad el uso y disfrute de esas magníficas instalaciones... vosotros lo valéis!
Ya sabemos que vosotros, a diferencia de los betelitas, no habéis hecho voto de pobreza, pero esto no debe suponer un obstáculo para disfrutar de estos "privilegios de servicio". Podéis escribir a Betel y preguntar cuándo podéis hacer uso de las instalaciones... con el derecho que asiste al que financia las instalaciones y su mantenimiento... ¡vamos, que tenéis el carnet del Club Polideportivo Betelita Ajalvireño!
¿Qué principípios bíblicos hay envueltos que impiden el que vosotros, publicadores ibéricos, podáis disfrutar de ello? ¿No dijo el Maestro, "mientras que todos ustedes soís hermanos"? ¿Qué pasa, que para echar en la hucha somos 'hermanos', y para poder disfrutar de la piscina... somos 'primos'? ¿Qué sucede, que aquí hay hermanos de 1ª, de 2ª y de 3ª clase? "El que paga manda"... se dice comúnmente. Si nosotros pagamos... ¿por qué no mandamos?
¿Qué ocurre... vamos a contaminar el agua sagrada de Betel... no somos merecedores... no damos la talla... no somos dignos, o, hay mucha cara dura y el deseo de utilizar con exclusividad unas instalaciones que no han pagado ellos... que las hemos pagado nosotros?
Si quieren ser miembros de un club deportivo elitista... que curren como nosotros, que den la cara a diario en el currelo, que se ganen el dinero con el sudor de su frente... no de frente... y, con ese dinero ganado honestamente, que se hagan una piscina climatizada sólo para ellos. Pero, si cogen el dinero de las cajas de contribuciones para esos menesteres... entonces, todos tenemos derecho... somos hijos legítimos... somos más que eso... somos los contribuyentes netos ibéricos.
¡Reclamemos lo nuestro... no seamos unos pardillos integrales!