domingo, 23 de diciembre de 2012

Sistema watchtoweriano: "a la chita callando...".



   
     Estimados camaradas víctimas de la teología integrista watchtoweriana:

     Desde Canadá, nos llegan noticias gozosas de cosas buenas: una retirada de puntillas y silenciosa de sus posiciones maximalistas por parte de los testigos de Jehová con respecto a su negativa a las transfusiones de sangre.  El periódico de tirada nacional, el National Post, nos ilumina con más luz sobre los "hijos de la luz" y sus chanchullos tras bastidores.  Ahora, pasaremos a que el Topo Ajalvireño nos traduzca la noticia para los lectores de lengua española.  ¡Va por ustedes!
A LA CHITA CALLANDO, LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ SUAVIZAN SU POSICIÓN CON RESPECTO A LAS TRANSFUSIONES SANGUÍNEAS
Escrito por: Tom Blackwell
Fecha: 20 de diciembre de 2012 
Por años, el que los testigos de Jehová  apasionadamente se hayan mantenido en su creencia de que las transfusiones sanguíneas son contrarias a la voluntad de Dios, ha provocado emotivos debates públicos y encontronazos entre el personal sanitario y los padres sobre transfundir sangre a niños enfermos.
Esa larga etapa histórica de conflictivos enfrentamientos judiciales parece que se desvanece, sin embargo, en medio de las aproximaciones de posturas por las partes en conflicto, indican fuentes hospitalarias.
Todavía permanece la prohibición de aceptar sangre por parte de la confesión religiosa, pero algunos de los más importantes hospitales pediátricos han empezado a aceptar las poco ortodoxas creencias religiosas de los padres, mientras muchos testigos de Jehová están firmando documentos donde admiten que los médicos pueden verse obligados  --en algunas ocasiones--  a realizar transfusiones de sangre.
Mientras las instituciones hospitalarias manifiestan un mayor respeto hacia las creencias religiosas de los padres y ponen un mayor empeño en no utilizar sangre; a menudo los testigos de Jehová parecen más predispuestos a evitar disputas con los organismos oficiales de protección a la infancia; facilitando las transfusiones de sangre y asumiendo que las leyes canadienses apoyan firmemente la posición de los médicos, como indican funcionarios hospitalarios.
"Ellos asumen que nosotros vamos a realizar la transfusión cuando lo requiera la praxis médica. Ellos han perdido la batalla; lo entienden y lo asumen", dijo Andrea Frolic, un especialista en bioética que trabaja en el McMaster Children’s Hospital en la localidad de Hamilton (Ontario).   "Es una especie de afrenta hacia su comunidad (religiosa) el verse envueltos en un conflicto con los organismos oficiales de protección a la infancia; donde no quieren dar una imagen de negligencia o de cometer abusos contra los niños... Parece que digan (a los médicos): 'Adelante y hazlo.  A nosotros no nos conviene tener conflictos con los organismos de protección a la infancia.  Esto podría presentarnos ante la opinión pública como malos padres' ".
http://life.nationalpost.com/2011/01/13/ireland-orders-transfusion-for-baby-of-jehovahs-witnesses/
http://life.nationalpost.com/2009/07/15/tom-blackwell-teens-death-fuels-debate-on-religions-blood-ban/ 
La señorita Frolic, hizo una presentación sobre los dos años que han estado aplicado esta política en su hospital, en una conferencia a principios de este año ante la Sociedad Canadiense de Bioética y, mencionó que muchos otros hospitales pediátricos están siguiendo protocolos similares.   Entre dichos hospitales, están: el Sick Kids en Toronto,  y el Montreal Children’s Hospital. 
Para Lawrence Hughes, de la ciudad de Calgary, extestigo de Jehová quien peleó una larga batalla judicial contra la política de la confesión religiosa de no aceptar transfusiones de sangre, estos cambios aparentes son una señal de que los testigos de Jehová están hartos de los litigos legales, además de hacerles impopulares y de suponerles importantes gastos de recursos financieros
El Sr. Hughes, rompió con los Testigos, y con el resto de sus familiares, cuando trató que su hija adolescente, Bethany  --que falleció en el año 2002--  recibiera transfusiones sanguíneas mientras estaba siendo tratada de un cáncer.
El punto de inflexión parece que tuvo lugar en el año 2007, opina él.  En un hospital de Vancouver los servicios de protección a la infancia se hicieron cargo de unos sextillizos que tuvieron un matrimonio de testigos de Jehová para que los médicos pudieran administrarles transfusiones sanguíneas.  Los dirigentes de la confesión religiosa Watchtower Bible and Tract Society se opusieron contra esta decisión luchando y perdiendo una larga batalla judicial  --un litigio que tuvo un gran impacto mediático--.
"Pienso que ellos lo han hecho porque no podían aguantar más esa posición", dijo el Sr. Hughes.  "He estado en contacto con miembros que estaban en mi congregación (comunidad local de los testigos de Jehová) y que han abandonado la entidad religiosa por motivo de la prohibición de las transfusiones de sangre". 
Mark Ruge, un portavoz de la Watchtower Society en Georgetown (Ontario), mencionó que la  confesión religiosa, que tiene sucursales (sedes nacionales) en todo el mundo, no ha cambiado su posición con respecto a prohibición de las transfusiones sanguíneas, aunque ellos no pueden hacerse responsables por las decisiones que puedan adoptar las familias individualmente. 
David Gnam, un abogado de los testigos de Jehová, quien ha llevado muchos casos sobre transfusiones de sangre, también mencionó que no ha cambiado la política oficial de la entidad religiosa, aunque él está al tanto de que hay hospitales que tienen impresos para que los pacientes los firmen (consintiendo las transfusiones).  "He estado envuelto en casos donde representaba a pacientes testigos de Jehová y ocasionalmente han actuado en función de sus propios intereses, llegando a algún tipo de acuerdo satisfactorio para las partes", dijo él.  "Pero esto es un asunto exclusivo entre los hospitales, médicos y pacientes".
Aún así, la evidencia sugiere que el número de casos que llegan a juicio han disminuido considerablemente.  La página web Canlii, que cataloga muchas de las decisiones judiciales que se toman en Canadá; incluye nueve sentencias sobre niños y transfusiones de sangre desde el año 2000 hasta el 2007, pero sólo tres sentencias en los últimos cinco años.
Los testigos de Jehová están convencidos de que cualquiera que acepta transfusiones de sangre completa puede sufrir la condenación eterna, creencia que adoptaron oficialmente en el año 1945, derivada de varios versículos de la Biblia que hacen un llamamiento a "abstenerse" de sangre.
Los problemas aparecen cuando los padres rehúsan aceptar transfusiones de sangre para sus hijos menores de edad.  En el pasado, normalmente los hospitales acudían a los servicios de protección a la infancia, quienes solicitaban una orden judicial para quitar temporalmente la patria potestad de los hijos, de modo que se les pudiera administrar las transfusiones de sangre.   
El hospital Sick Kids, de Toronto, ahora intenta "por todos los medios posibles", encontrar alternativas a las transfusiones de sangre cuando los testigos de Jehová expresan su oposición, dijo Rebecca Bruni, especialista en bioética en dicho hospital.  También se pide a los padres que firmen un un documento de entendimiento entre las partes  --documento redactado con la ayuda de uno de los Comités de Enlace con los Hospitales, dependientes de la confesión religiosa--  en el que se menciona que el institución hospitalaria reconoce sus objeciones religiosas para tratar de evitar las transfusiones sanguíneas en todo lo posible.  El documento no es un consentimiento informado en toda regla, pero expresa que cuando el niño esté en riesgo de sufrir un daño grave o la muerte, el equipo médico le administrará las transfusiones de sangre pertinentes.
"Lo bonito en todo esto es que una forma simbólica de aunar respeto y dignidad y, cuando hacemos esto, no necesitamos reclamar la ayuda de los servicios de protección a la infancia, que puede ser algo complicado y desagradable". 
McMaster Children’s Hospital también tiene un documento de entendimiento entre las partes, donde reconoce que el administrar una transfusión sanguínea puede ser traumático cuando "ello conlleva consecuencias eternas", indica la Srta. Frolic. 
McGill Children’s Hospital, en Montreal, tiene este protocolo desde hace una década, y han descubierto que les ha reportado "una real y significativa reducción en el número de conflictos entre las partes, declara Lori Seller, una especialista en ética del centro hospitalario.
Todos los especialistas en ética hacen hincapié, también, que no todos los testigos de Jehová están de acuerdo con lo de la prohibición de las transfusiones sanguíneas, pero están angustiados de que el que ellos acepten las transfusiones pueda salir a la luz pública.
"Algunas familias están más preocupadas porque otros testigos de Jehová puedan descubrir que han aceptado voluntariamente transfusiones sanguíneas", dijo la Srta. Seller. 
tblackwell@nationalpost.com  
 http://life.nationalpost.com/2012/12/20/without-fanfare-jehovahs-witnesses-quietly-soften-position-on-blood-transfusions/
     Un servidor tiene su opinión al respecto.  Los dirigentes mundiales de nuestra confesión religiosa, se han percatado que en Canadá  (y en otros países también),  los gobiernos   --presionados por la opinión pública--  no van a permitir más niños mártires en el nombre del dios de la Watchtower: las transfusiones de sangre, se les administrará a los niños sí o sí..., ¡y si hace falta se les quita temporalmente la patria potestad a los padres que se opongan a que sus hijos reciban un tratamiento médico vital, como lo puede ser una transfusión sanguínea llegado el momento!

     Además, los mandamases de la orden religiosa, llevan unos años enfrascados en una campaña a nivel mundial de lavado de imagen ante la opinión pública: están interesados en seguir conservando su estatus del "notorio arraigo" o de "organización benéfica", para beneficiarse de todas las medidas económicas con las que los gobiernos de turno premian a este tipo de organizaciones, en exención de impuestos.  Ellos están interesados en presentarse como una religión tradicional al uso: lejos de integrismos religiosos mal vistos por las sociedades en las que vivimos.  No les interesa que parte de la opinión pública, los considere como "talibanes" por negarse e impedir que los niños reciban el tratamiento médico indispensable.

     Los hechos son contundentes: el continua litigar en este campo de las transfusiones sanguíneas a niños es muy, muy caro..., ¡y no se consiguen resultados positivos!: los gobiernos estatales no ceden.  Adicionalmente, les da mala imagen y puede poner en peligro el estatus del que disfrutan en diferentes países.  Por este motivo, llevan unos años quitando hierro al asunto entre los padres de los hijos de testigos de Jehová: "Uno debe explicar su posición a los médicos..., pero en última instancia es el personal facultativo quien tendrá la última palabra en este tema.  Si embargo, tú puedes tener tu conciencia tranquila ante Dios porque has hecho todo lo que ha estado en tu mano para que traten a tu hijo sin sangre".  Es como una retirada a la chita callando.

     Pero, una cosa que les queda pendientes a los dirigentes de entidad religiosa, es lo que menciona el periodista en la parte final de su artículo, dos cosas: que no todos los testigos de Jehová están de acuerdo con lo de la prohibición de las transfusiones sanguíneas, y que, "algunas familias están más preocupadas porque otros testigos de Jehová puedan descubrir que han aceptado voluntariamente transfusiones sanguíneas", dijo la Srta. Seller.  http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2011/02/la-confidencialidad-de-tu-historial.html

     Lo que nos queda en el tintero, es que la confesión religiosa elimine la coerción contra aquellos de sus miembros que deseen un tratamiento médico como lo son las transfusiones sanguíneas.  No puede haber represalias contra ellos.  No se nos puede expulsar, o desasociar, de la comunidad religiosa por eso.  Los testigos de Jehová tenemos miedo a que otros Testigos se enteren que hemos aceptado una transfusión..., ¡hay auténtico pavor!  No puede ser el temor, la razón fundamental de esta posición unitaria y monolítica que mantenemos los testigos de Jehová.  La omertá watchtoweriana, no puede servir más como un arma de opresión sobre la grey.  Por este motivo, desde este púlpito virtual, seguiremos denunciando estos excesos que afectan nuestra salud y la de nuestros hijos. http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2012/03/transfusiones-de-sangre-todo-atado-y.html http://johnhenrykurtz.blogspot.com.es/2009/10/teologia-talibanesca-si-o-no.html

Acción para esta entrada

     Escribir una nota, cortésmente redactada, en la que protestemos ante la sede nacional de los testigos de Jehová en España, por la coerción que se ejerce contra nosotros con el tema de las transfusiones de sangre.
Círculo europeo de antiguos deportados e internados Testigos de Jehová prensa@memoriadeuntestimonio.org 
The European Association of Jehovah's Christian Witnesses  - JWitnesses@skynet.be  
Sede Nacional de los Testigos Cristianos de Jehová en España  - 
            ARCO@TCJ.ES 
            prensa@testigosdejehova.es 
            hispain@terra.es 
            tcjlegal@terra.es 
            compras@testigosdejehova.es 
            contabilidad@tcj.es
                   shipping@tcj.es