miércoles, 16 de julio de 2008

La maternidad perdida




Estimados camaradas que sufrís vuestro particular vía crucis en la Watch Tower Bank:

Nuestra camarada, komando Ka 006, Clara Campoamor, castiza entre las castizas, desde el corazón de España... nos manda su crónica que dejó en el lugar habitual y secreto donde nos deja sus mensajes... lejos de los ojos de su esposo, hombre muy ocupado con las cosas y la fama de la congregación en su tiempo libre pero, muy cariñoso con ella. ¡Qué sorpresa se llevaría si supiera que nuestra Clara trabaja para la resistencia!

Por su posición, una situación económicamente holgada debido al empleo generosamente remunerado de su esposo y heredera de una tradición de rancio abolengo dentro del mundo testiguil, se codea con la jerarquía ajalvireña... especialmente con un matrimonio famoso de betelitas. La betelita, es muy amiga de nuestra Clara Campoamor, y le cuenta sus vicisitudes en el "paraíso espiritual" ajalvireño... ¡qué lejos queda de aquella imágen idílica que nos venden del Centro Ibérico de la Adoración Pura!

Recientemente, la betelita, le abrió su corazón una vez más a Clara. Esta vez le habló de un tema que le deprime... la infertilidad "obligatoria" que tiene que padecer su matrimonio... a cambio de los privilegios de servicio de su marido, especialmente, en la Casa Betel. Ella le ha confesado a su marido que desea tener un hijo... pero, el marido que está más por la labor de sus prestigiosos privilegios watchtowerianos... se cierra en banda y dice que nones. Ella le quiere, pero, lleva así muchos años y teme que le llegue el tiempo en el que perderá la capacidad de concebir. Ante esta disyuntiva, lleva una larga temporada en la que se siente... deprimida pero, no desea acudir al personal médico de Betel... no se fía de ellos. El marido cree que esto se cura con algunas escapadas de fin de semana. No obstante, la depresión persiste, no tiene interés por nada, siente mucha ansiedad, no se concentra en el trabajo, le cuesta conciliar el sueño, alberga sentimientos de culpa e inutilidad, nota que está tensa cuando se relaciona con otros... y teme a que esto pueda llevarle a romper su matrimonio...¡es lo que más le preocupa!

Nuestra Clara, que pasa olímpicamente de los consejos del Governing Body Bank, le recomendó a un psicólogo especializado en estas cuestiones... que sin duda le ayudaría. El psicólogo, tras unas sesiones, reclama la presencia del marido... parte imprescindible en la recuperación de la esposa. Al principio, se negaba a visitar al documentado académicamente, pero, ante la persistente insistencia de su esposa... finalmente cedió.

Para sorpresa de la esposa frustrada, el psicólogo descubrió que su marido tiene un perfil de "laboradicto de tipo religioso". El marido está sumergido en una vorágine para llenar su vacío existencial, por eso es adicto al trabajo, competitivo, necesitado de obtener supremacía sobre los demás. Se siente culpable, y con la sobrecarga laboral encuentra la gratificación para aliviar su conciencia. Tiene un nivel bajo de autoestima y necesita de la aprobación de sus superiores jerárquicos. Está aislado social y familiarmente, necesita de las relaciones personales del entorno laboral como el único medio que tiene para interactuar con los demás.

Ahora, nuestra betelita, ha visto que sus deseos son perfectamente naturales y... que está luchando contra natura. A la vez, entiende, la intensidad de la implicación de su marido en las actividades laborales de Betel y en la congregación. Al poder ver las cosas desde otro punto de vista, diferente al de la Watch Tower, ve que su marido es un "enfermo" que necesita de ayuda psicológica. Se le han abierto los ojos del entendimiento... ve todo clara y nítidamente. Antes, se sentía ella abrumada y culpable por ser un estorbo en la carrera espiritual de su marido, ahora, ve que ella ha sido una víctima más del insaciable y enfermizo deseo de su esposo por más privilegios de servicio... estimulado por la Watch Tower.

Actualmente, acuden ambos al psicólogo... de tapadillo, sin que se enteren en Betel. Al marido betelita le cuesta admitir su "enfermedad"... pero poco a poco va reconociendo su dependencia emocional a esta ánsia insaciable de estos "privilegios"... que antepone a cualquier otra necesidad o persona. El psicólogo le ha advertido que puede incluso... perder a su esposa, si no cambia.

La esposa "abandonada" emocionalmente, la betelita, indica que, su marido desde que aceptó un puesto de responsabilidad en Betel... no es el mismo. Se ha vuelto irascible, exigente y duro con aquellos que tiene bajo su control. No se fía de nadie, por eso no delega el trabajo, tiene que hacerlo todo él... todo tiene que estar bajo su control. Incluso, durante las vacaciones, no puede desconectarse del trabajo. Se ha convertido en una obsesión que necesita para vivir... el ir en pos de mayores privilegios de servicio. Como el heroinómano... todo lo demás ha adquirido un segungo plano en su vida, tanto la familia como cualquier otra cosa... el enfermo: come, duerme, vive y piensa por y para sus privilegios religiosos. Aquí, como en otros muchos casos, se ha cumplido el dicho: "Si quieres saber quién es Fulanillo, dale un puestecillo".

El panorama no es sombrío del todo. El marido "privilegios", va entrando por el buen camino que le indica el psicólogo... se ha percatado de que ha estado a punto de naufragar su matrimonio, por culpa de "la verdad". Sabe que será un camino largo y difícil lo de volver a reprogramarse mentalmente y lo de colocar cada cosa en su sitio legítimo... son décadas de mentalización por parte de la Watch Tower. ¡Es una grata noticia para todos nosotros... la resistencia!

Gracias, Clara, por tus aclaraciones... está todo claro, clarísimo. Has sido valiente, no te has conformado con quejarte en tus cuartos interiores... te has "mojado", te has implicado hasta mancharte. Y, lo más importante, has ayudado a una pareja en crisis actualmente. Y, ¿cuántas más podrán beneficiarse al leer esta experiencia? Es una buena recomendación el buscar ayuda profesional, como lo es un psicólogo... y dejarse de pamplinas watchtowerianas procendentes del Governing Body Bank. ¡A propósito! Estamos pendientes de que nos den una estadística con la cantidad de separaciones y divorcios entre los testigos de Jehová en España... el resultado de la educación semanal de la Watch Tower. A la WT le pasa como al rey Midas, pero al revés... "todo lo que toca se convierte en..." (que cada cual ponga el adjetivo que desee).

¡LUCHEMOS POR LA VERDAD Y LO CORRECTO! ¡ECHEMOS LOS BILLETES DENUNCIA EN LAS CAJAS DE CONTRIBUCIONES EN ESTAS ASAMBLEAS DE DISTRITO! ¡NOSOTROS PONEMOS EL DINERO... NOSOTROS QUEREMOS SABER EN QUÉ SE GASTA!