John Henry Kurtz (JHK). Con la tecnología de Blogger.

lunes, 9 de septiembre de 2019

"Fusilad los archivos que viene el tío Paco con la rebaja"

Directiva a los ancianos 28 de agosto de 2019


     Estimados pardillos integrales y demás cotizantes netos:

     El Cuerpo Gobernante, un conjunto de iluminados indocumentados metidos a profetas de fin de semana, vuelve a las andadas, a sumergirse en la opacidad, ¡alejándose del tan cacareado cristianismo de los hijos de la luz! ¿Quién es el padre de las Tinieblas...?

     Tras el fiasco teocrático australiano con el caso de los abusos sexuales a menores; el 'embolao' judicial que tienen en EE. UU. con la apelación al Tribunal Supremo el 5 de julio de 2019 (donde se juegan el todo por el todo) y la demanda en Nueva York por el asunto de los abusos sexuales a menores contra el conjunto de los miembros del Cuerpo Gobernante, ha supuesto la guinda en el pastel. Podría seguir con otros muchos países donde las directivas y protocolos de dicha confesión religiosa --en esta materia-- están bajo investigación parlamentaria o judicial o denunciados en los medios: Reino Unido, Canadá, Holanda, Irlanda, Bélgica, Noruega, Nueva Zelanda, España, etc.

     Hoy toca diseccionar una directiva de la confesión religiosa del notorio arraigo y olé en las antípodas, en Australasia: una región geográfica que comprende Australia, Nueva Zelanda, Nueva Guinea, Nueva Caledonia, Filipinas y otras islas cercanas. Fechada el 28 de agosto de 2019 y filtrada en jwleaks.org ¿Cómo interpretar esta directiva teocrática dirigida a todos los cuerpos de ancianos de Australasia... que supongo seguirán el mismo protocolo en el resto de países? Lo resumiría así: "¡Fusilad los archivos que viene Paco con la rebaja!". Según mi opinión, un intento global y desesperado por eliminar todas las pruebas posibles ante las ya presentes demandas judiciales donde tienen requerimientos de presentar esta documentación. Estilo Bárcenas, ¡pero a lo bestia! ¡Va por ustedes!

Asunto: Archivos de congregación 

Queridos hermanos:


Les escribimos para proporcionar algunos recordatorios generales sobre los archivos confidenciales. Por favor, analizádlos como cuerpo de ancianos en la primera oportunidad que tengáis.

Reuniones de ancianos: Como se indica en el libro Pastoreen, capítulo 1 y párrafo 8: "El secretario u otro anciano designado dejará constancia escrita de las decisiones adoptadas, incluidos los nombres de los ancianos encargados de que estas se cumplan y de los plazos acordados". Ningún anciano debería tener la  necesidad de tomar notas extensas de las reuniones de ancianos. Cuando las decisiones han sido ejecutadas por los ancianos asignados, no hay necesidad alguna de guardar tales anotaciones.

     Traducido al román paladino: la directiva que aparece en el manual secreto para los ancianos sobre tomar notas (y archivarlas) con respecto a las decisiones que toman los cuerpos de ancianos y qué ancianos deben encargarse de aplicarlas, ha sufrido una modificación sustancial... notas telegráficas y autodestructivas. Que no quede ni rastro. Las notas las carga el Diablo y siempre puede aparecer la justicia secular requiriendo documentación y nombres de los teócratas de turno. Muerto el perro, se acabó la rabia. El citado manual "Pastoreen"que no se puede ni comprar ni consultar en biblioteca pública alguna, aquí está en español.

Publicadores bautizados y sin bautizar implicados en pecados graves: Cuando los ancianos asignados han concluido con el asunto, se debe preparar un archivo escrito. Estos hermanos deben asegurarse que este archivo "únicamente contiene un breve resumen y cualquier correspondencia procedente de la sede nacional y cualquier correspondencia desde y hacia la sede nacional con respecto al malhechor". (Pastoreen, capítulo 22 y párrafo 24) "El resumen únicamente debe contener los hechos pertinentes y la resolución [judicial] sobre el estatus de dicha persona en la congregación; no se deben incluir opiniones personales". (Pastoreen, capítulo 22 y párrafo 21) El impreso Confidential Summation Sample se puede descargar desde la sección de impresos en la página web jw.org cuando se necesite. Los archivos confidenciales deben contener solamente sobres sellados con un breve resumen en el anverso tal como indica la directiva del libro Pastoreen, capítulo 22, párrafos 23 y 24.



Libro "Pastoreen" en inglés
     Lo que el cuerpo eclesiástico de los testigos de Jehová denomina pecados graves, en algunas ocasiones la justicia secular lo tipifica como delito grave o menos grave. Según el tipo de delito, castigado con muchos años de cárcel. Por ejemplo, algunos de los pecados que atienden las audiencias judiciales compuestas por los comités de ancianos (capítulo 5): homicidio, violación, abuso sexual de menores, hurto, robo, calumnias, injurias, violencia doméstica, lesiones, etc. En resumen, una vez celebrada la audiencia judicial, lo novedoso será que el contenido de la sentencia a introducir en el sobre sellado y guardado en el archivo confidencial de la congregación, debe ser breve y carente del voto particular de algún anciano: los hechos pertinentes juzgados y el estatus en el que queda el condenado, o sea, las medidas disciplinarias que correspondan, si corresponde alguna. Lo más grave será que te expulsen de la comunidad religiosa, por las implicaciones sociales y familiares que tendrán para el reo. Los caraduras teocráticos intentan ampararse en el secreto de confesión para no compartir esta documentación a requerimiento judicial, ¡con la cantidad de gente implicada en el proceso y la documentación que se genera...! No existe secreto de confesión cuando hay terceras personas presentes durante la misma. Al secreto de confesión le dan una nueva dimensión desconocida en el mundo secular: una universal. Quiero decir: secreto de confesión es todo aquello que le interese al Cuerpo Gobernante mantener en secreto, todas las pruebas que le puedan incriminar por su responsabilidad en todas estas directivas de obligado cumplimiento que impiden o obstaculizan el que los depredadores sexuales de menores puedan ser denunciados ante la justicia secular. No importa ni la cantidad de personas en conocimiento de dicho secreto ni la multitud de archivos documentales que se generan al respecto. Toda la documentación que se les pueda requerir judicialmente. Algo inaudito. Insólito.

Tomar apuntes personales durante las audiencias judiciales: Aunque el comité judicial puede ver necesario tomar algunos breves apuntes, en muchos casos esto no será necesario. El sentido común con relación a este asunto puede reducir la probabilidad de ahogar la libertad de expresión de nuestro hermano o hermana. Los ancianos asignados a participar en un comité judicial deberían ver las audiencias [judiciales] como otro aspecto de su obra de pastoreo donde tomar apuntes, normalmente, no es necesario. De hecho, el énfasis debería ponerse en formular las preguntas que revelen lo que está pensando el malhechor, cuál es la condición de su corazón, y escuchar atentamente lo que él dice. Esto permitirá a cada anciano comprender cómo el individuo realmente se siente acerca de sus malas acciones, y sobre su relación con Jehová, y su determinación en evitar pecar gravemente contra Dios en el futuro. Se estimula a los ancianos para que permitan que éstos [los malhechores] abran sus corazones sincerándose y no ofenderles hablándoles con aspereza. (La Atalaya, junio de 2019, página 22 y párrafo 10; Job 6:2, 3). Sin embargo, si registrásemos en detalle este tipo de habla áspera, puede que no sea interpretada correctamente cuando sea revisada fuera de contexto. De cualquier forma, si se decide que es necesario tomar algunos apuntes durante la audiencia [judicial], deben destruirse una vez que se haya preparado el resumen de la audiencia.--Pastoreen, página 22 y párrafo 21.

     Con este nuevo fogonazo de luz teocrática, se pasa de todo, a poco e incinerable: "Polvo eres y en polvo te convertirás", literalmente. Lo que había sido un mandato divino (el voto particular) en forma de apuntes, sin olvidar las iniciales del anciano apuntador; ahora, por arte de birlibirloque se convierte en algo demoníaco que puede "ahogar la libertad de expresión de nuestro hermano o hermana" imputado. La consigna actual es: "¡Pregunta más y escribe menos. Sé como un espía ruso... no dejes rastro!". Después, siguen con sus argumentos pueriles aportando otra razón por la cual no se debe registrar por escrito el contenido de la audiencia judicial: "Sin embargo, si registrásemos en detalle este tipo de habla áspera, puede que no sea interpretada correctamente cuando sea revisada fuera de contexto". Vamos a ver, ¿cuándo puede ser revisada e interpretada fuera de contexto una resolución judicial teocrática? Se me ocurre cuando un juez secular pide la documentación sobre una audiencia judicial ante la denuncia y demanda de una víctima de abuso sexual. Para saber: ¿quiénes componían ese comité judicial --que dudo de su legalidad--? ¿Cuándo tuvieron conocimiento de los hechos? ¿Cuánto sabían? ¿Por qué no denunciaron este delito ante la autoridad competente? ¡Claro! Si destruyes esos archivos, puede suponer un obstáculo a una hipotética investigación posterior por los tribunales reconocidos como tales por el Consejo General del Poder Judicial. Y si soy un poco mal pensado --¡que lo soy!-- diría que esto supone la destrucción de pruebas para el esclarecimiento de un delito. Ya no se trata si el comité judicial habla con aspereza o una encantadora dulzura, la normativa indica que hay que destruir tales apuntes. Así, literalmente. El Cuerpo Gobernante quiere curarse en salud.

Cartas de presentación: Un modelo de una carta de presentación se puede encontrar en la sección de impresos en la página jw.org. Se os adjunta una copia para que la tengáis de referencia. Además de aportar los detalles necesarios tal y como se bosquejan en el libro Pastoreen, capítulo 22 y párrafo 6, el párrafo 7 sugiere que incluyáis la información que os gustaría recibir si dicha persona se trasladara a vuestra congregación. Si se aportan estas referencias adicionales, procurad hacerlo de una manera positiva, tal vez, enfatizando algunos principios bíblicos a los que se ha conminado a la persona a que los aplique en su vida más plenamente. Preguntaos si estaríais preparados para compartir dicha información con dicho individuo durante una visita de pastoreo si la oportunidad se presenta. En muchos casos, es posible que ya lo habréis hecho. Mientras que la congregación receptora puede conservar las cartas de presentación hasta cinco años, en la mayoría de los casos, una vez que los ancianos han examinado las observaciones de carácter preliminar, no habría necesidad de conservar la carta. (Pastoreen, capítulo 22 y párrafo 8) Si [dicha carta] es enviada por correo electrónico a la sede nacional, y no se imprime o archiva en otro emplazamiento, a las 45 días se borrará automáticamente. Por lo general, no es necesario conservar las cartas de presentación por parte de la congregación remitente.

     Entramos en el mundo de la criptografía teocrática de la Srta. Pepis. ¿Cómo podemos advertir a los ancianos destinatarios de la carta de presentación que el hermano que se traslada es un depredador sexual sin decirlo texualmente, imaginado que posteriormente dicha carta llegase a un tribunal ordinario y empapelase a todos los implicados por conocer el delito y no denunciarlo? Muy sencillo. Tenemos una clave para cada pecado/delito. Un pasaje bíblico. Anotamos el pasaje bíblico y omitimos mencionar el delito expresamente. ¿Un ejemplo? Aquí.

     Esas cartas de presentación nunca se comparten con el interesado. No pueden leerlas... salvo que un juez secular ordene la presentación de dicha documentación y esta salga a la luz pública. Entonces, sólo tenéis que cambiar "visita de pastoreo" por un tribunal de justicia como Dios manda. De hecho, les están advirtiendo a los ancianos que tienen que contar con que el contenido de la carta puede que sea hecho público en el futuro, con o contra su voluntad. Así que, ¡cuidadín con lo que se pone por escrito! No se puede despotricar abiertamente del cándido apoquinante neto. Luego, conminan a la congregación remitente, a la destrucción de la carta. La destinataria puede conservarla hasta cinco años, en la mayoría de los casos. Por último, la sede nacional se lava las manos como Poncio Pilato: se recibe copia de la carta pero el programa informático la borrará automáticamente a los 45 días. Esta vez, el juez, de requerir la documentación, la confesión religiosa podrá alegar que no tiene dicha documentación en sus archivos. Entonces, ¿quién carga con el muerto? Los únicos que ahora guardarán la copia: los ancianos de la congregación destinataria, o sea, el anciano secretario que es quien está a cargo de los archivos. Como diría Tony Morris III: "Puedo beber mucho Macallan porque tengo los mejores abogados del mundo para asesorarme". Vuelvo a repetirlo. Para entender el leitmotiv watchtoweriano hay que remitirse a las actuales demandas judiciales de las víctimas a nivel mundial, especialmente en los EE. UU. y las complicaciones que está teniendo la confesión religiosa con toda esta documentación donde se registran minuciosamente todos los presuntos casos de abusos sexuales a menores.

Revisar los archivos actuales: Cabe recordar que, el reglamento con respecto a las cartas está ahora incorporado en el libro Pastoreen. Como se menciona en nuestro impreso de febrero S-147 Anuncios y Recordatorios " la utilización del Índice de Cartas para los Cuerpo de Ancianos (S-22) y las cartas indexadas ha terminado. Cualquier copia impresa o electrónica de tales documentos, así como cualquier copia de la anterior edición del manual Pastoreando (ks 10), deben ser destruidos".

Después de analizar esta carta como cuerpo de ancianos, nos gustaría que el secretario junto con el coordinador, u otro anciano asignado, revisasen el contenido actual de los archivos confidenciales de la congregación. Deben examinar el contenido de todos los sobres cerrados que hay en el archivo y asegurarse que contienen únicamente los documentos que se indican en el libro Pastoreen, capítulo 22 y párrafos 22-23. Los ancianos asignados deben cumplir con la directiva contenida en el párrafo 26 cuando decidan si el contenido completo del sobre debe destruirse. Si los ancianos no están seguros si un documento en especial debe conservarse, deben sentirse libres para contactar por asesoramiento con el Departamento de Servicio [en la sede nacional].



Por favor, aseguraos que todos los documentos del archivo cumplen con la directiva del libro Pastoreen, capítulo 22, y nuestros comentarios supracitados. Además, pedimos que cada anciano compruebe su ordenador personal, o disco duro, o portafolio, con el fin de asegurarse que ningún documento confidencial está archivado fuera del archivo confidencial de la congregación. Nos gustaría que el secretario constatase que cada anciano ha hecho esto.

     Resumiendo: los ancianos deben fusilar todos los archivos confidenciales anteriores a esta nueva directiva. Concretamente, los que se especifican en esta ocasión. De modo que, un servidor definiría la nueva política sobre la gestión de archivos: "Como hasta el presente, seguiremos con nuestra política de aborrecer los abusos sexuales infantiles, pero también, seguiremos sin denunciar ante la autoridad secular los casos de abusos sexuales infantiles. Los trapos sucios se lavan en casa. ¿Lo que cambia? No vamos a ser tan pardillos de hacer acopio de tanta documentación que posteriormente nos pueda ser requerida por un tribunal y que nos deje con el culo al aire. En caso de necesidad, contratad un buen abogado, de vuestro bolsillo. A nosotros, ¡ni mentarnos! Que cada palo aguante su vela. Es la voluntad de Dios y tal y tal".

Muchas gracias por la atención que podáis prestar a este asunto importante. Comprendemos que cada uno de vosotros tiene obligaciones personales y familiares que atender además de la pesada responsabilidad como ancianos y pastores del "rebaño de Dios". (1 Timoteo 3:4; 1 Pedro 5:2) Que la bendición de Jehová esté con vosotros y vuestras familias. Aprovechamos esta oportunidad y os enviamos nuestros saludos y afectuoso amor cristiano.

Vuestros hermanos,
Congregación Cristiana de los Testigos de Jehová (Australasia)

     Le damos las gracias por la traducción a nuestro hermano apóstata George Smiley.

     Próximamente, más y mejor. Concluyo con un clásico: lo documentamos todo, todo y todo. ¿Quién es el padre de los timos teocráticos?

P. D.: Un día después de publicar esta noticia, otro medio se hizo eco de la misma.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si tienes conocimiento de un delito (como puede ser un caso de un abuso sexual infantil en una congregación), por favor, infórmalo a la Guardia Civil o Policía Nacional. Ellos tienen la legitimidad y los medios para investigarlos y localizar las pruebas.

https://alertcops.ses.mir.es/mialertcops/info/infor/info_6_es.xhtml?faces-redirect=true

Guardia Civil
http://www.guardiacivil.org/
Email: emume@guardiacivil.org
Teléfono: 062

Cuerpo Nacional de Policía
http://www.policia.es/
Email: webdgp@policia.es
Teléfono: 091

Los comentarios en los que se mencionen los nombres y apellidos de los autores de presuntos delitos se borrarán en cuanto me percate de ello.

Por otro lado, si deseas contrastar la información, puedes dirigirte a la Asociación de los Testigos Cristianos de Jehová en España, en los siguientes E-mail: tcjlegal@terra.es y ARCO@TCJ.ES

Por favor, se agradece que se eviten los insultos. ¡Gracias por vuestra comprensión!