martes, 4 de mayo de 2010

Al expulsado..., la Sociedad dice: "¡ni agua!"

Camilo (El Infiltrado)


The Watchtower, 1 de septiembre de 1961, página 544, P.V.P.: 5 centavos el ejemplar

Estimados camaradas ocultos en las catacumbas:

TH nos intenta meter el miedo en el cuerpo desde que irrumpió con su presencia watchtoweriana: que si tiene nuestras IP localizadas, que si ya han sido neutralizados muchos betelitas que colaboraban con la Resistencia, que si la Sociedad emplea métodos de descarte para identificar a los traidores, etc., etc., etc. ¿Cómo nos afectan estas amenazas a los miembros de la Honorable Hermandad Apóstata?

Para ejemplo en botón. Hoy, Camilo (un infiltrado en las entrañas de la bestia), haciendo caso omiso a las amenazas de TH, nos documenta con un breve pero talibanesco escrito que rezuma intolerancia y fundamentalismo religioso por los cuatro costados. Nos remite a The Wachtower que aparece más arriba. Allí, en la sección quincenal de: Cartas de los Lectores, nos presenta esta pregunta trampa el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová:

* ¿Es correcto para un testigo de Jehová hacer un discurso de funeral para una persona que muere estando expulsada?--E.B. Estados Unidos de Norteamérica

Una congregación de siervos de Jehová no debería oficiar un servicio de funeral para una persona que muere estando expulsada; tampoco un cristiano dedicado debería hacer un discurso de funeral, independientemente de que los familiares del fallecido puedan ser testigos de Jehová con una buena posición dentro de la congregación. Tampoco ningún miembro de la congregación debería asistir a tal funeral. Nunca queremos dar la impresión a los de afuera (los que no son testigos de Jehová) que una persona expulsada era aceptada en la congregación, cuando realmente no era aceptada sino que había sido expulsada de la congregación.

David expresó el sentimiento adecuado cuando dijo que él no querría asociarse con tales personas ni en el tiempo de la muerte: "No te lleves mi alma junto con los pecadores. Ni mi vida junto con hombres culpables de derramamiento de sangre". Salmos 25:9

Fin de la traducción.

En el día de ayer, nuestro camarada Former, ha tenido la gentileza de pasarnos el mismo artículo en su edición en español: La Atalaya, 1 de julio de 1962, página 415. ¡Gracias, muchas gracias, Former! La hermandad apóstata es la repanocha, donde no llega uno llegan diez. ¡Sin duda estamos acumulando tesoros en los cielos! ¿Alguien ofrece más por menos?

Lo sentimos por ti, TH. Lo documentamos todo, todo y todo, ¿lo haces tú también, o te limitas a la simple y llana demagogia watchtoweriana? Nosotros no nos inventamos nada. ¿Te molesta leer lo que ha escrito tu Cuerpo Gobernante? Es la luz revelada al tiempo apropiado, ¿se puede renegar y escupir en la luz revelada? Nosotros la publicamos a los cuatro vientos..., ¡por que la tenemos en alta estima! ¿Y tú? ¿En tus soliloquios, incluyes esta documentación..., o la escondes como un cuco? No olvides el lema de los apóstatas: La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad...

Pero, no olvidemos estas palabras del Governing Body Bank. ¿Así que al que ha sido expulsado de la confesión religiosa de los testigos de Jehová porque ha decidido soberana y libremente abandonar esta confesión del notorio arraigo y olé..., no se le oficia ningún servicio religioso? ¿Hace falta decir a toda la comunidad de los testigos de Jehová que tampoco deben estar presentes en ese entierro? ¿Que ningún testigo de Jehová no puede decir unas palabras sobre el lecho de muerte? ¿Hasta este grado llega vuestro odio? ¿Hasta este grado se institucionaliza el mobbing? ¿Hay que hacerle el vacío hasta en el día de su muerte? ¿No rezuma esto integrismo y fanatismo religioso? ¿Es esta la tolerancia y el respeto que se les enseña a los testigos de Jehová? ¿Nos hace mejores personas para la sociedad, el seguir las instrucciones de esta confesión religiosa? ¡Aquí hay mucha tela que cortar!

ACCIÓN PARA EL POST:

Escribir una nota y adjuntar este artículo y mandarlo a las siguientes direcciones...,¡por lo menos!

* Defensor del Pueblo - registro@defensordelpueblo.es

* José Mª. Contreras Mazarío. Director General de Relaciones con las Confesiones, email:registro.religiosas@mjusticia.es