sábado, 30 de julio de 2011

Betelita ajalvireño, ¿temes por tu futuro inmediato?

Betel de España, 1980

Betel de España, 1998

http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/scandals/212971/1/Patterson-Bethelites-and-Reassignment

Estimados compañeros de fatigas:

Todos los que hemos aportado nuestro trabajo gratuitamente  --¡y nuestro dinero hasta el día de hoy!--   para convertir aquella propiedad primigenia en medio de páramo ajalvireño en ese maravilloso complejo fabril y residencial en el que se ha convertido, nos sentimos desolados por los rumores de que está en venta.

El desmantelamiento de la imprenta, la desaparición de los departamentos de: envíos, almacenamiento y distribución de publicaciones..., y los sucesivos ERE que han afectado a la plantilla de trabajadores en los últimos dos años..., no hace sino confirmar la autenticidad de las fuentes de información.

No podemos olvidar los últimos movimientos a nivel mundial que ha hecho la Sociedad Watchtower: cerrando sedes nacionales de los testigos de Jehová en sus respectivos países y traspasando la carga de trabajo a otras sedes más grandes.  ¡Claro! Esto ha afectado tanto al futuro de los bienes inmuebles, como a la plantilla de trabajadores.  Es normal, que, tras décadas de residir y trabajar en estos centros de producción, ahora, estos movimientos produzcan: angustia, ansiedad, congoja, desasosiego, inquietud, zozobra e..., incluso miedo por parte de los trabajadores en cuanto a su futuro inmediato.

Pero, este temor no sólo afecta a la plantilla que hay aquí en España (en Ajalvir), sino, a la que hay en la sede mundial de los testigos de Jehová en Nueva York.  Por ejemplo, en el foro en inglés http://www.jehovahs-witness.net/watchtower/scandals/212971/1/Patterson-Bethelites-and-Reassignment , muestra cómo a los betelitas que trabajan allí, se les abren las carnes sólo de pensar dónde van a acabar con sus huesos tras muchas décadas de fiel servicio en la Casa de Dios.

Por ejemplo, Patty Cake, escribe:
Los betelitas de Patterson y su reasignación
¡Hola a todo el mundo!
Crecí en una familia de testigos de Jehová, pero nunca llegué a bautizarme.  Tengo dos hermanos que son ancianos (pastores religiosos), uno de los cuales es betelita en Patterson.  Por lo que tengo oído, mi hermano betelita tiene el canguelo en el cuerpo temiendo ser "reasignado". ¿Alguien ha escuchado en radio macuto de reasignaciones inminentes?  Estoy muy preocupada por su futuro puesto que ha estado en Betel toda su vida adulta.  La preocupación ha ido en aumento al enterarme de sobre los nuevos planes de construcción.  Todos los comentarios que he leído, son de betelitas que fueron reasignados años atrás, ¿tiene alguien información más reciente?
Gracias, 
El camarada Undercover, matiza:
En el mundo real, (tales reasignaciones) se les llama "despidos", cuando las empresas hacen un ERE.  En Fantasilandia  --el mundo de la Watchtower--, se dice eufemísticamente: "enviar los trabajadores a sitios donde la necesidad es mayor".
El compañero  Breakfast of Champions, confirma lo que todos sabemos:
Ser "reasignado", significa ser "despedido", en la jerga watchtoweriana.
Por lo tanto, si tú tienes un familiar que desempeña una labor que pueda ser prescindible, DIFINITIVAMENTE SÍ, ellos deben estar preocupados de que sean "reasignados". 
El cofrade Mr. Dark Night, aporta su granito de arena:
Actualmente, nadie en Betel está a "salvo" y cualquiera puede ser "reasignado" en cualquier momento y por cualquier motivo.  Lo triste de todo esto es que, no a todos se les envía al precursorado especial, lo que significa que reciben un estipendio.  Algunos son enviados al precursorado regular, lo que significa que los envian con una mano delante y otra detrás. 
La camarada Curious Butterfly, apunta acertadamente:
Los más jóvenes están enviando su solicitud para trabajar en Betel y éstas están siendo aceptadas.  Si la Sociedad Watchtower está reduciendo personal, ¿porqué siguen reclutando a los más jóvenes?
El compadre Doinmypart, también añade algo que pone los pelos de punta a los que han sido asignados al precursorado especial:
Es una realidad que la economía y las donaciones no son lo que deberían ser.  La Sociedad Watchtower está buscando maneras de cortar la sangría.  Pienso que tu hermano debería mentalizarse a vivir como precursor especial mientras pueda. [...]  Todos mis amigos que fueron reasignados hace 3 ó 4 años como precursores especiales..., ya no lo son.  Ha sido un lujo carísimo que las congregaciones donde fueron enviados no han podido soportar económicamente: los altos precios del carburante, las reparaciones del vehículo, y cubrir todas las otras necesidades de la vida, es un trago amargo para poder mantener todos esos gastos durante años.
La cofrade Dudu, aporta su granito de arena:
Está sucediendo en todo el mundo...  Europa, Iberoamérica, Patterson...  Están cerrando las Casas Betel y "reasignando" al personal.  Tengo amigos que han sido reasignados como precursores, y otros enviados a casa sin más ni más.
La compañera Quendi, añade:
Las "reasignaciones" es algo real, y al sitio al que te envían no siempre es bueno.  Conozco a una pareja que han estado trabajando en Brooklyn por más de treinta años.  Han sido "reasignados" como precursores especiales a la República de Georgia (donde la obra está proscrita), que formaba parte de la antigua Unión Soviética.  No hace falta que os diga que ni hablan georgiano ni ruso, pero fueron enviados allí de todas formas.  El país tiene conflictos entre al menos dos movimientos independentistas y, los testigos de Jehová se enfrentan a una oposición feroz por parte de la Iglesia Ortodoxa.  Ésta pareja han ido como borregos a Georgia.  Pero, conozco a parejas que se han quedado echas polvo al enterarse dónde han sido reasignados.
Billy el Ex-Bethelite, un verdadero crack en estos temas, apunta:
[...] La gente que fue a Betel con la idea de que este lugar les proporcionaría estabilidad y seguridad, ahora están experimentando todo lo contrario.  Personas que han estado allí durante décadas les entra el canguelo cuando sienten sonar el teléfono o cuando reciben uno de esos  sobres especiales en el correo.  Los trabajadores son trasladados de departamento en departamento con el fin de recordarles que son prescindibles.  Eso huele mal.
Como siempre, amados betelitas, los apóstatas estamos velando por vuestros intereses terrenos.  Nuestra "madre"  --la Organización--, cuando sus intereses económicos menguan, o, cuando las escasez de medios hace peligrar el modus viviendi del Governing Body Bank o cuando se desean mayores réditos económicos, está dispuesta a asumir el sacrificio de dar una patada en las posaderas a sus "hijos" y enviarlos al frío y duro mundo exterior..., gobernado por el Diablo.

El refrán no falla: "Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar"..., ¡betelita ajalvireño!

Los apóstatas siempre estaremos a vuestro lado, defendiendo vuestros derechos más elementales.  Os mantenemos informados día sí y día también..., ¡y encima nos estigmatizáis!  Nos sacrificamos por vosotros y, ¿cómo nos lo agradecéis...?

Tejota, nuestro orfebre de la palabra, nos deleita con sus composiciones:
A LOS BETELITAS


Se marchan los betelitas,
¡qué sola queda Ajalvir!
Se apagan las sonrisitas
y las ganas de vivir.


Los reasignan a otros lares
y no han de torcer el morro;
parten allende los mares,
donde San Juan perdió el gorro.


Después de tan largos años
de trabajar por la cara
y andarse en tantos apaños,
solo son carne de piara.


Heridos, despedazados,
con el corazón maltrecho,
marchan desilusionados;
muchos no tienen ni techo
donde guarecerse en vida
y han de aceptar sin remedio
tan miserable partida,
sumergidos en el tedio.


Con tan deplorable suerte
y el porvenir inseguro,
mucho mejor es la muerte
que un mañana tan oscuro.


Cualquier empresa del mundo
trata a sus trabajadores
con aprecio más profundo
y compensa los sudores
con el debido salario
que, aunque sea insuficiente,
no promete ser precario
para quien es diligente.
Y cuando amanece el día
del merecido retiro,
cubre cualquier carestía
la pensión, aun con suspiro.


Mas quien su vida ha entregado
por tan solo la promesa
de un mañana asegurado,
lleva una ingrata sorpresa
viendo que no llega el día
de la gran liberación
porque muy mal entendía
lo de la “generación”
ese cuerpo gobernante
que con sus trabajadores
se portó como un tunante
y en Dios puso los errores.


Sépalo quien bien discierna:
es una gran utopía
eso de la vida eterna,
una esperanza baldía.


¿Trabajas de regalía
por algo sin fundamento?
Tendrás tu vida vacía
porque recogiste el viento.

3 de agosto de 2011 17:28